El cine currado

Quiero que exista el término amenabariana, porque me identificaría con él. Con las luces y las sombras de un cine de un artista, a lo mejor de un visionario de la gran pantalla, o simplemente de alguien que tiene un concepto en su cabeza que ha podido plasmar. Con el trabajo de una hormiguita que se emplea sin prisa pero sin pausa en un mundo resbaladizo y cruel (¿cuál no lo será?) como es el del celuloide.

He visto ‘Regresión’ y he escuchado los comentarios a la salida del cine. Mucha gente decía que esperaba más, que el tema era un poco raro, que una película para esto… Pero es que resulta que Amenábar no te engaña. Le película se titula ‘Regresión’ y va de eso, de la técnica de la regresión. Otra cuestión son los prejuicios que nos llevamos a una sala de cine, el día que hayamos pasado, las preocupaciones que nos ronden la cabeza o las expectativas que queramos ver satisfechas.

Regresión1Sin embargo, yo le pido al cine un rato de evasión, de despeje, que me envuelva en otras historias, en otros mundos, que me haga pensar en otras cosas, o que me emocione en el sentido mas amplio de la palabra. Y al de Amenábar le dejo hacer, que me proponga él sin crearme yo una idea previa.

Para mi Amenábar es un director de cine distinto, y por eso, evidentemente, no soy objetiva. Tiene una cualidad que supera el resultado de la película: la de un intelectual de la dirección. Y no es el contenido de sus películas, es la forma de hacerlas, esa delicadeza que yo palpo, esa búsqueda de la perfección que a mi me parece evidente. Y esto no quiere decir que me haya gustado toda su filmografía. De hecho, soy muy crítica con algunas de sus cintas. Pero hay algo más allá, que traspasa la pantalla y que me fascina.

El cine de Amenábar es ya un cine americano. Hala, lo que acabo de escribir… El cine americano no entendido como la gran superproducción y los ríos de dólares, sino como el ambiente que se percibe con absoluta claridad en sus últimas películas. Sí, claro, ‘Regresión’ se basa en una historia concreta que sucedió en ese país y que a él le interesó por lo que fuese. Pero no me refiero a eso. Es un cine adaptado al medio, es haber entendido que hay que aprovechar lo bueno de esa forma de trabajar, de presentar la película, de rodarla, de abordarla, de dirigirla. Es proporcionarme esa idea de que detrás hay mucho trabajo y mucha búsqueda de las cosas bien hechas.

Amenábar es un currante del cine. Y eso para mí es más que suficiente.

 

 

 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑