Examen de conciencia

Perdona si hago ruido en tu cabeza. Si te molesta que aparezca en tus sueños. Si te incomoda que, al hablar, salgan frases mías de tu boca.

Perdona si te robo un minuto de tiempo entre el café y revisar el móvil. Si me parezco a la chica de la gabardina azul que acaba de entrar en el metro. Si oyes mi voz nítidamente cuando entras en casa.

Perdona que te lo diga desde donde no puedes oírme. Si mis zapatos siguen en el mismo sitio. Si mi perfume inunda el sofá.

Perdona si sigues recibiendo mensajes de ánimo. Si las cartas del banco siguen a mi nombre. Si hoy encontraste mi vestido blanco de verano al ir a buscar otra cosa.

Perdona el desastre, el charco de sangre. Tan pegajoso, tan sucio, tan dramático. Tanta policía, tantos vecinos, tanta prensa. Tanta nada.

Perdona. Pero yo, a ti… no puedo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: